miércoles, 13 de febrero de 2013

Respecto al artículo publicado en La Opinión


Me veo obligado hacer varias precisiones respecto al artículo sobre mi libro Sin embargo no se mueve, publicado en La Opinión el 7 de febrero.
            En el artículo hay sendas imprecisiones, se afirma que he dicho lo que no he dicho, se entrecortan las palabras (no digo que sea intencionadamente, la revista duró media hora por teléfono), se sacan del contexto, y sobre todo no viene lo que sí quise que estuviera.
            Precisaré pues lo más importante. No dije que apoyo creacionismo, de hecho no me gustan ni el socialismo, ni el comunismo, ni el liberalismo (que vean muchos de los artículos escritos en mi blog en Infocatólica), y en general ningún ismo, porque en ellos priva la idea frente a la persona. Lo que sí dije es que como creyente creo en la Creación, y por lo tanto lo que defiendo sería más fácilmente comprendido en América (donde el 40% de la población rechaza la evolución, o es considerada creacionista), que por ejemplo en Europa, que es más secular y atea.
            En cuanto al geocentrismo, tendré que tal vez recordar la reflexión del marxista romántico Ernst Bloch (parece que en general a los marxistas se le permite opinar sin muchos límites, incluso en la esfera de lo políticamente incorrecto):
            Según [Ernst] Bloch, el sistema heliocéntrico – así como el geocéntrico – está basado sobre presuposiciones que no pueden ser empíricamente demostradas. Entre éstas, un papel importante desempeña la afirmación de la existencia de un espacio absoluto; esta es una opinión que, en cualquier caso, ha sido anulada por la Teoría de relatividad. Bloch escribe, en sus propias palabras: ‘a partir del momento que, con la abolición de la presuposición de un espacio vacío e inmóvil, el movimiento ya no es más producido hacia algo, sino que hay sólo un movimiento relativo de cuerpos entre sí, y por lo tanto la medida de aquel [movimiento] depende en alto grado de la opción de un cuerpo para servir como un punto de referencia, en este caso ¿no es simplemente la complejidad de cálculos que hace poco práctica la hipótesis [geocéntrica]? Entonces como ahora, uno puede suponer que la tierra está fija y el sol como móvil”.
            El que recordó estas palabras de Bloch fue el entonces Cardenal Ratzinger, el 15 de marzo en Parma (Italia) cuando daba una conferencia sobre el caso Galileo. Fueron estas palabras las que provocaron el boicot a la conferencia inaugural del Papa en la Universidad de Sapienza hace pocos años, no porque fuera el Papa, sino porque tocó este asunto, incluso en los términos arriba señalados.
            Esta postura científica que recordaba Bloch tendría que ser archiconocida por todos, sin embargo no lo es, de allí entre otras cosas el revuelo que se formó.
            Es cierto que en el libro citado los autores defendemos el geocentrismo no como hipótesis, sino como una tesis, pero también subrayé que (lo cual consta también en el mismo libro) que si los experimentos diseñados para detectar el movimiento de la Tierra en los últimos 150 años se realizasen en la Luna o al bordo de un satélite, no siendo ya proclamados nulos porque confirmaban paradójicamente la inmovilidad de la Tierra, indicasen un argumento contrario a lo que defiendo, me vería obligado a reconsiderar mi postura, que por cierto, sigue siendo la misma porque no tengo argumentos para pensar lo contrario.
            Dije que la fe no es irracional ni es compatible con un absurdo, Dios no puede construir un triángulo de cuatro vértices o hacer el mal, pero como persona religiosa admito la certeza de la siguiente y obvia frase: la Tierra se mueve, o no, no excluyendo ese “o no”, debido a que por la misma fe no me niego a aceptar como posibilidad la posición central de la Tierra en el universo, como lugar privilegiado para el ser humano, coronación de la Creación. Lo que observo en el mundo creado no me contradice tal afirmación.

3 comentarios:

  1. Acabo de leer su libro y como todo trabajo hecho con seriedad, se esté o no a favor de sus tésis,lo guardaré junto a los muchos ensayos que a otras personas les causaría risa(tambien guardo ciencia oficial si son honestos y no insultan a los demás).Me pregunta es relativa a todo éste tema del cambio magnético en los Polos, todo éste tema de las pérdidas de orientación de las aves migratorias, las nuevas señales de aterrizaje en los aeropuertos buscando nuevas orientaciones etc etc ¿como quedaría la tesis del geocentrismo?Espero impaciente su respuesta. Eskerrik asko.

    ResponderEliminar
  2. Andoni, le he respondido en otra entrada, de las más recientes, me había confundido, era un descuido.

    ResponderEliminar